martes, 3 de diciembre de 2013

HOY NO QUIERO HABLAR DE LOS MUERTOS



¡De los muertos no quiero hablar!,
me recorre un escalofrío 
por todo el cuerpo.
¡Me zumban los oídos!,
como si hormigas fuesen
se burlan, ¡y yo me enfado!
Ellas más se crecen.

Se comen los sentimientos,
llenándome de mordiscos
les oigo sus carcajadas.
Parece ser que hablar de ellos
es como hablarle al vacío (hueco),
al infinito misterio,
a las morales dañinas
y al dolor que llevas dentro.

Yo sigo viendo muertos,
¡los veo, noto y huelo!
Los tengo metidos dentro,
tan dentro que recorren 
hasta el último rincón
-de mi cabeza-,
como si me dijeran:
nunca te olvides de los nuestros.

Entonces trago saliva, 
reflexiono y pienso,
¡y no!, hoy  no quiero 
hablar de los muertos.

2 comentarios:

  1. No hay que temer a los muertos, pero prefiero hablar con los vivos

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo amiga Elena, un gusto encontrarte por mi blog!!!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita a mi blog, espero que mis publicaciones hayan resultado de vuestro interés. Si me lo haces saber, mejor!!!!