miércoles, 19 de febrero de 2014

UN POETA Y RUISEÑOR DE LOS ARADOS.




Del pueblo de las franquezas
nacieron niños arrugados
y entre los niños más ancianos, 
un poeta ruiseñor de los arados.

Nacieron  hijos descalzos,
¡yo mismo me vestí de la tierra!,
cuando caminaban mis ojos
y jugaban mis manos,
a contar las herramientas.

A mi lado un festín de fiebres
cuando en la fiesta gozaban.
¡Yo quise bailar como los mozos!,
pero me quedaba bailando
con un traje de hierro y trapo.

¡Cuantas cartas firmé con mis pensamientos,
cuantas veces llamé una noche ardiendo!

La oscuridad se alzó sobre mi voz
y lanzó su martillo contra mi garganta,
para romper el marfil 
de mi carne envalentonada.

Del pueblo nacieron niños
y entre esos niños un poeta, 
ruiseñor de las herramientas.

Nací descalzo y vestido de tierra,
un caminante de pequeñas manos
que ni sostenía las piedras.


3 comentarios:

  1. excelente poema . eres una magnifica escritora besos marcelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Marcelo, !!!!!!!!!!!

      Eliminar
  2. Podrá parecer surrealista o exagerado, pero abecés el mundo nos sorprende

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita a mi blog, espero que mis publicaciones hayan resultado de vuestro interés. Si me lo haces saber, mejor!!!!